((( COMPRA ANTES DE LAS 14:00 HRS Y RECIBE EL MÍSMO DIA )))
0 Carrito
Añadir al carrito
    Tiene artículos en su carrito
    Tiene 1 artículo en su carrito
    Total


    ¿Cómo influye la Psicología en el juego de Poker?
     Si eres jugador de Poker, ya sea online como en vivo, seguro que te has planteado muchas veces que estrategias seguir para mejorar tu juego de poker y tu fortaleza mental. 
    Hoy vamos a profundizar en factores importantes de Psicología que influyen en el Poker y pueden ayudarte para ser un jugador mas fuerte. 

     

    Psicología aplicada al jugador
    Lo primero es tener una actitud positiva y relajada, si pierdes el control sobre tus emociones y reacciones, tus partidas de poker pueden ser una pesadilla. Debes controlar la tensión que produce el juego y mantenerte concentrado. La tensión acumulada puede pasarte factura y salir a la luz con movimientos involuntarios del cuerpo y tics que debes controlar. Sólo con tu postura, tu rival puede saber si tus cartas son buenas o malas y desbaratar tu estrategia de juego.
    Sin embargo, hay tips que puedes usar fácilmente y te pueden ayudar mentalmente a mejorar tu estrategia de juego:

    • Visualizar tu juego: antes de empezar puede ayudarte a canalizar la tensión, sé siempre positivo y recuerda que aunque no ganes siempre puedes aprender del estudio de tu juego y el de tus rivales.
    • Haz lo posible por no ser supersticioso: hay muchos jugadores que llaman a la suerte o que creen alejarla con ciertas acciones. Sin embargo esto puede provocar ansiedad si vemos que nuestros "rituales de juego" no funcionan como esperamos. Recuerda que el poker es un juego de estrategia y tu debes de tener el máximo control sobre él.
    • Ser objetivo con nuestro juego y con la situación: analizar nuestro juego, nos ayudará no sólo a mejorar sino a entender nuestros fallos y evitarlos en un futuro. En el Poker hay un aprendizaje constante que requiere nuestra máxima concentración. Ser objetivo es esencial para avanzar y no perder el control.
    • Aprende de las derrotas: muchos jugadores de Poker se vuelven nerviosos cuando el juego comienza a ir mal. Recuerda siempre que tus probabilidades de ganar no se ven alteradas por los resultados pasados. Además existe una parte del juego que no puedes controlar y por lo tanto es aleatoria y depende del factor "azar". No debes tener miedo a las derrotas, si crees que tus decisiones han sido óptimas con la información que tienes y van acordes con tu estrategia.


     

    MOTIVACIÓN
    Por muy antiguo que sea el juego de Poker, nunca es el mismo. Y tal vez, su atractivo es precisamente eso: tome un mazo de 52 cartas y descubra que mientras no se modifique, el Metajuego evoluciona constantemente. Ya sea MTT, Cash Game, etc.  

    Todo se reduce a un concepto clave, el de la MOTIVACIÓN.
    Si esto falla, un jugador de Poker talentoso está obligado a fallar tarde o temprano. Es por eso que tantos aspirantes son consumidos por el fuego de una pasión que, si no es alimentada por un estudio constante, está destinado a apagarse. 

    No es que sea simple. Incluso los mejores jugadores a menudo experimentan momentos de confusión. Solo piense en esos muchos grandes jugadores que durante años pueden no ser capaces de obtener resultados: a menudo se debe a una especie de delirio de omnipotencia, lo que los lleva a creer que ahora han alcanzado un nivel tal donde el estudio es superfluo. 
    Un comportamiento que es bastante común en la naturaleza humana. El hombre tiende a rodearse de patrones establecidos y rutinarios, tanto que en muchos casos salir de una zona de confort es más aterrador que quedarse allí, incluso si las cosas no van (más) como deberían.

    En resumen, hay una tendencia a retrasar el cambio hasta que se vuelva inevitable, casi una cuestión de vida o muerte.  

    El lado positivo de este problema psicológico es que no es una situación traumática, que ocurre de hoy a mañana. El proceso suele ser lento, constante. No es un automóvil que se clava, es un automóvil que disminuye la velocidad lentamente hasta que se detiene. Entonces, con un poco de conciencia, es posible volver a aplastar el acelerador antes de encontrarte en la carretera.

    Las señales son fáciles de reconocer, dejando de lado el ego: la tasa de ganancia disminuye, las lecturas en los oponentes a menudo son erróneas, los rangos que estábamos acostumbrados a jugar los cambiamos, etc.. Con un poco de auto-crítica y un baño de humildad, no es imposible volver a correr y encontrar nuestro mejor juego. 
     
    Equipo PDP